Seleccionar página

Ayudar es una de esas palabras que no se entiende con la claridad que se necesita.

A mí, personalmente, me causó muchas dificultades no entenderla correctamente en el pasado.

Y tal vez a ti te puede estar sucediendo lo mismo.

Una de las razones por las cuales esta palabra se ha convertido en un soporte para mi vida, es porque he podido observar que ayudar es la base de todas las relaciones.

Absolutamente todas.

Todo lo que existe en el universo está ayudando a todo.

Durante el tiempo que he podido trabajar con las personas, ya sea a través de mi fundación para niños, en procesos personales y programas de crecimiento para las empresas, he podido observar que el factor común entre ellos es: ayudar.

Cada una de estas personas está buscando la manera de ayudar y de ser ayudada.

Eso es todo.

La dificultad empieza porque hay una gran confusión con respecto al verdadero significado de ayudar.

Y por lo tanto, los resultados que obtienes no son los esperados cuando decides hacerlo.

Existen personas a las que cuando le ofreces tu ayuda, pueden llegar a pensar que hay algo oculto en ello.

Esto pasa porque cuando no sabes ayudar correctamente se cometen muchos errores.

Errores causados por todos los malentendidos que tienes con lo que significa la  ayuda. Y existen muchas rupturas por esta razón.

Entonces, que significa ayudar ¿?

 

Ayudar es acompañar a alguien en su proceso de aprendizaje hasta que pueda hacerlo por sí mismo.

Esta es la manera correcta de hacerlo.

Cuando le das un consejo  a alguien. Y le das tu opinión. O le dices lo que debe hacer, no estás logrando  ayudarlo realmente.

Cada persona tiene el derecho a crear su propio universo. Cada vez que intervienes  lo que haces es poner límites a sus creaciones. Más allá de estar de acuerdo o no.

Por esta razón es muy importante que puedas saber si estás ayudando realmente a alguien o no.

 

Cuando sabes ayudar correctamente, puedes generar mucho bienestar para ti y otros.

Dos de los indicadores más importantes  son el crecimiento y la felicidad.

Cuando estás teniendo la experiencia de crecer y ser feliz,  cuando ayudas o te ayudan, puedes estar seguro que sabes cómo ayudar a alguien.

Cuando lo haces, el crecimiento y la felicidad,  son exponenciales. Por lo tanto no existen los altos y bajos.

Siempre puedes ir en aumento en crecimiento y felicidad, y por lo tanto experimentar todo lo positivo que desees alcanzar. En todas tus actividades y en todas tus relaciones.

Ayudar es por lo tanto el mayor propósito que un ser humano pueda tener. Implica que una persona de todo de sí, su tiempo, su conocimiento y toda su capacidad en beneficio de sí mismo y de otro u otros.

Hace poco leí un libro de Thich Naht en el que dice que una práctica correcta es la que te resuelve en poco tiempo una situación.

Este es el resultado de ayudar y específicamente de saber hacerlo.

Cuando sabes cómo hacerlo, puedes tener la capacidad de influenciar en una mayor medida en tu entorno.

Puedes lograr que las personas puedan alcanzar de manera tangible sus resultados. Los que ellos quieren en realidad.

También existen muchos mitos sobre la ayuda.

Se considera por ejemplo que:

  • Ayudar es gratis.
  • Es una obligación.
  • O que otra persona es quien debe hacer o decir que se debe hacer.

Este manejo hace que quien ayuda pueda sentir una carga y quien es ayudado desarrollar una dependencia.

En cualquiera de los dos casos no trae beneficios.

Y por eso ayudar se convierte en algo que ya no quieres volver a hacer.

El ser humano desea ayudar y hacerlo de manera natural.

Por eso siempre es importante que se establezca un intercambio.

No se trata de cobrar por todas las acciones que alguien pueda llegar a realizar, pero sí de tener acuerdos que generen mayor bienestar en la relación o en el grupo.

Cuando una sola persona asume toda la responsabilidad, aumentan las dificultades y los resultados son cada vez menores.

Es algo que se puede ver con claridad en una relación de pareja, en un equipo de trabajo o en un grupo.

Un intercambio puede ser tan simple como decir gracias.

Gracias es una palabra que tiene mucho valor. Tanto para quien la dice cómo para quien la recibe.

Aún así, hay quienes solo demandan atención, afecto, ayuda, comunicación y ni siquiera pueden  experimentar y expresar su gratitud.

Este tipo de experiencia puede llevar al deseo de no querer ayudar de nuevo.

La ayuda es también voluntaria.

Y es voluntaria porque depende mucho de la capacidad y la habilidad para hacerlo.

Puedes querer dar dinero y no tener la capacidad de hacerlo.

Puedes querer contribuir con una solución, pero tal vez no eres muy hábil es esa área.

Ayudar requiere conocimiento.

Por eso la ayuda requiere más que puedas llevar a alguien a encontrar sus propias respuestas y no a darlas.

Y el conocimiento que exige la ayuda no es que seas un erudito en todos los temas, sino que sepas cómo ayudar a encontrar esas respuestas a otra persona o a ti mismo.

Sin juicios.

Sin etiquetas.

Sin tus opiniones personales.

No he encontrado cómo esto pueda ayudar realmente a alguien.

Por lo general, lo que hacen este tipo de diagnósticos por decirlo de alguna manera es que pueden dejar en un estado peor a quien los recibe.

Aunque no te lo digan. Es así.

He visto cómo lidian las personas con este tipo de cosas. Y no es algo en lo que se quiera estar.

Por eso, saber ayudar es poder capacitar a alguien en su confianza en sí mismo.

En su propia certeza.

Sólo el ser humano que es dueño de su vida puedo lograr observar lo que es valioso, importante y necesario para él.

Esa es la razón por la que debes ser tu mejor amigo  y determinar con una claridad precisa lo que quieres lograr en tu vida.

Tú vida es tuya.

Si tú no creas tu mundo o tu universo, otro lo hará por ti.

Esa es la manera más fácil de perderte de tus sueños, de tu felicidad y de ti mismo.

Así que cree en ti.

Genera el mayor bien para el mayor número de personas. Y estarás haciendo una gran diferencia en esta humanidad.

Nos vemos aquí o en otro lugar de esta nube. Me da mucha alegría leer tus comentarios así que te puedes escribir uno. Gracias por estar aquí. 🙂